Los valores y los medios

La nuestra es una sociedad mediatizada. Vivimos sumergidos en un flujo constante de información, imágenes y sonidos que hablan del hombre; por lo que proporcionar a los hijos una educación fundamentada en valores es una gran responsabilidad, ya que condicionará su futuro desarrollo personal.

¿Y esto cómo se lleva a la práctica?

¿Cómo se hace para darle vida a estas palabras con las que por lo general todos acordamos?

¿Cómo se hace para sostenerlo a diario en las prácticas educativas?

Plantear educación con valores no consiste en hacer todo bien, sino en esforzarse en pensar, realizar elecciones, tomar decisiones, hacerse cargo de las mismas y responder por ellas, siendo capaz de replantearlas y modificarlas.

Por eso elegimos dos historias para trabajar con los niños:

“Joaquín esperaba ansioso el momento del baño. Ustedes se preguntarán por qué. Todos los chicos como Joaquín, de nueve años de edad, odian bañarse… Sin embargo para él era el momento más importante del día.

A esa hora llegaban las golosinas… con mamá que llegaba de trabajar portando en su cartera un miniquiosco ambulante. Un chocolatín y un alfajor, chicles y caramelos o bien pastillitas y gomitas de colores.

Luego de secarse rápidamente se sentaba en su cama y devoraba la sorpresa. Minutos después llegaba papá y con él el llamado: ¡¡¡A cenar!!! Joaquín odiaba el momento de tener que decirle todas las noches, no quiero comer, mamá me duele la panza… La mamá de Joaquín se enojaba mucho y mientras lavaba los platos de la cena refunfuñaba diciendo: -Al final trabajo todo el día para que tengas lo mejor y ni siquiera comes lo que con tanto esfuerzo te preparo… Y Joaquín pensaba que tenía razón, por eso, algunas noches, haciendo un gran esfuerzo algo comía. Y la mamá le regalaba una sonrisa agradecida. Un día el papá llegó antes que la mamá, justo a la hora del baño y Joaquín, detrás de la cortina de la ducha esperaba… El papá entró al baño, lo saludó, le ofreció ayuda y lo esperó afuera para que juntos prepararan la cena para darle la sorpresa a mamá que volvería más tarde.

El papá le colocó el delantal y juntos cocinaron unos maravillosos sandwiches de carne asada que había sobrado del día anterior. Pelaron fruta e hicieron una ensalada.

Pusieron la mesa y cuando llegó la mamá cenaron.”

A partir de aquí pueden surgir múltiples reflexiones e interrogantes. Algunas preguntas como para orientar o dar comienzo a la reflexión pueden ser:

• ¿Alguna vez les pasó?

• ¿Qué intentaba ofrecer la mamá con las golosinas?

• ¿Qué valores se ponían en juego?

• ¿Cuál fue la actitud del papá? ¿Por qué?

El árbol mágico

( por Pedro Pablo Sacristán )

Hace mucho mucho tiempo, un niño paseaba por un prado en cuyo centro encontró un árbol con un cartel que decía: Soy un árbol encantado, si dices las palabras mágicas, lo verás.

El niño trató de acertar el hechizo, y probó con abracadabra, supercalifragilisticoespialidoso, tan-ta-tachán, y muchas otras, pero nada. Rendido, se tiró suplicante, diciendo: “¡¡por favor, arbolito!!”, y entonces, se abrió una gran puerta en el árbol. Todo estaba oscuro, menos un cartel que decía: “sigue haciendo magia”. Entonces el niño dijo “¡¡Gracias, arbolito!!”, y se encendió dentro del árbol una luz que alumbraba un camino hacia una gran montaña de juguetes y chocolate.

El niño pudo llevar a todos sus amigos a aquel árbol y tener la mejor fiesta del mundo, y por eso se dice siempre que “por favor” y “gracias”, son las palabras mágicas.

 

 Idea y enseñanza principal: Cuento sobre el origen de los buenos modales.

Valor Educativo: Educación

  La propuesta generada es que aprendamos a respetar a que hay tiempo para todo, desde navegar por internet, ver tele, leer, compartir con otro… Si aprendemos a disfrutar y a valorar lo que nos rodea, estaremos en el camino del descubrimiento.

La educación debe instalar en la mente de los alumnos la necesidad de pensar alternativas diferentes a las manifestadas por los medios de comunicación. Se debe enseñar a crear y a no quedarse solamente con lo que se recibe de afuera; Educar se transforma entonces en la difícil tarea de enseñar a pensar por sí solos.

Señoritas Karina Gomez y Belén Escobar

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s